“Pfefferbräu” en Berlín. Malta y Pimienta.

Hace algunas semanas, cuando el verano empezaba a anunciar tímidamente su llegada y al mismo tiempo que se llevaba a cabo el Segundo Encuentro de Socias de Mujeres Catadoras de Cerveza en México en Ensenada Baja California – México, asistí al evento de apertura del “Biergarten” (Jardín de Cerveza) de la cervecería “Pfefferbräu”, en Berlín.

De esta manera, del otro lado del Atlántico y con mi corazón maltoso y lupulado, me uní a la celebración…

 

  
Lugar significativo en la capital alemana.

La cervecería “Pfefferbräu” está ubicada en el distrito de Prenzlauer Berg, en un área muy grande con varios edificios, llamada “Pfefferberg” (cerro de la pimienta), la cual tiene una larga historia: inició como cervecería en 1841, fundada por Joseph Pfeffer*, por eso el nombre, llegando a ser una empresa importante y ejemplo en la Revolución Industrial en Alemania y en Europa. 

Después de la Primera Guerra Mundial, fué comprada por la cervecería Shultheiss, y durante la Segunda Guerra Mundial cerró; sin embargo, sirvió como fábrica para otros productos, como por ejemplo, chocolates y pan.  

En la época de la Alemania Democrática, sirvió como imprenta de la “Nueva Alemania”, periódico oficial del Partido Socialista Unificado de Alemania. Después de la caída del muro, la reunificación del país, y por lo tanto de Berlín, la comunidad empezó a utilizarlo como escenario para la cultura y las artes. 

Fué hasta hace pocos años que empezó a tomar vida, varias empresas y organizaciones se unieron para rescatar toda el área: en una parte ya abrieron un museo de arquitectura, también un restaurant, un hostal, un teatro etc.

La re-apertura, gran éxito y aceptación.

Desde noviembre del 2013, en uno de los edificios reabrieron la cervecería, la cual es pequeña y sólo producen para consumo local: Helles, Dunkel, Saison y cerveza especial de acuerdo a la inspiración del Maestro Cervecero, Thorsten Schoppe, quien es uno de los iniciadores del movimiento de cerveza artesanal de la nueva ola en la capital alemana, y quien también participa en diferentes proyectos cerveceros.

Desde entonces, ha tenido mucha aceptación, ya que se está convirtiendo en un punto de reunión del distrito, pues queda cerca de las estaciones del metro y en una zona muy concurrida.

 

La visita.

El día de la apertura del “Biergarten”, un domingo, organizaron para los asistentes visitas a las instalaciones del área de elaboración de cerveza. Todos los recorridos, así como el evento en general, fué sin costo. La explicación, excelente, fué realizada por Herr Schoppe, quien comentó acerca del proceso de elaboración de la bebida, mostró al grupo, los ingredientes que se necesitan, mencionó la Ley de la Pureza Alemana, así como también parte de la historia de la microcervecería, y el objetivo de que pretenden que regrese y permanezca la tradición cervecera con “toques de la nueva ola de cerveza artesanal” en el distrito y en todo Berlín.

 

 
El proceso de cocción se llevan a cabo en la planta baja en unos tanques de cobre, mientras que el proceso de fermentación, en tanques de acero inoxidable, en el sotáno. El proceso de lavado de botellas, envasado y etiquetado, también se realizan bajo tierra.

  

 
Además del recorrido por las instalaciones de la cervecería, afuera en el “Biergarten”, se llevó a cabo un programa artístico: títeres y teatro para los niños, tango y otras danzas para quienes se deleitaban, y deleitábamos, con una rica cerveza bajo los grandes, frondosos y hermosos árboles del jardín, los cuales han sido y seguirán siendo testigos de grandes historias. Sin duda, un gran domingo en la capital alemana, que por cierto: ¡es maravillosa!

¡Larga vida a Pfefferbräu!.
¡Larga vida a MCCM!…¡Salud!


 *Pfeffer significa “pimienta”. Aunque claro, como vemos por estos rumbos, no sólo es una especia, sino también un apellido de cerveceros 😉